domingo, mayo 03, 2009

XI Congreso Internacional Gestalt. Myriam Muñoz Polit "No sentimos a lo tonto"

Con una actitud entregada y receptiva y una personalidad directa y bañada en humor Polit aborda el taller sin rodeos y metiéndose de lleno en el campo de las emociones, explicando teóricamente su naturaleza e importancia vital.

Habla de las cinco emociones básicas que desde su punto de vista destacan y que son las reacciones primitivas que el ser humano comparte con los mamíferos, con la diferencia de que nosotros los humanos somos conscientes de ellas, sabemos que sentimos. Tales emociones vienen a cubrir unos objetivos de supervivencia, "no sentimos a lo tonto":

Miedo: el objetivo es la protección
Afecto: el objetivo es la vinculación
Tristeza: el objetivo es el retiro. Cuando sentimos tristeza nuestro organismo nos está diciendo "retírate de ahí y vuelve a estar contigo".
Enojo: el objetivo es la defensa.
Alegría: su objetivo es la vivificación. Viene a ser la batería de nuestra existencia.

A partir de aquí nos propone trabajar mediante la realización de un ejercicio que se va a repetir con distintas variables y que va a ser la base para explicar algo de cómo somos y algo de cómo son las relaciones de pareja.

Explico el ejercicio ya que es fácil de explicar y me pareció curioso:

-Escribimos estas cinco las emociones básicas en una columna formando un acróstico (MATEA), Miedo, Afecto, Tristeza, Enojo, Alegría y las numeramos del 1 al 5 poniendo un 1 en el sentimiento que contacto con más facilidad, un 5 en el que me es más difícil sentir y un 2, 3 y 4 a los restantes según la facilidad para sentirlos.

ejemplo:

Miedo----------5
Afecto----------2
Tristeza--------1
Enojo----------4
Alegría---------3

Normalmente solemos exagerar los sentimientos a los que hemos puesto 1 y 2 para disminuir o tapar los sentimientosque hemos puesto en 4 y en 5 ya que nos hes difícil contactar con ellos. Y es en estos últimos donde tenemos que trabajar ya que las necesidades que están en estos números no están bien satisfechas. Así si son altos en miedo significa que no sabemos protegernos bien, si es en afecto, que tenemos problemas con la vinculación, si es alto en tristeza que me cuesta trabajo estar a solas conmigo y me quedo "pegado" al mundo, si es alto en enojo tengo dificultad para ponerles límites al mundo y si es alto en alegría viene a significar que tengo un problema de batería con mi vitalidad y es posible que me cueste trabajo la vida.

A continuación nos pide hacer el acróstico de nuestros progenitores o de las figuras de referencia de la infancia desde la percepción que teníamos en esos momentos de ellos y también de nuestra pareja.

En cuanto a los progenitores hay dos reacciones básicas hacia ellos, o nos rebelamos y somos diferentes o nos identificamos y somos similares en cuanto a emocionalidad. Así si comparamos sus acrósticos con los nuestros vemos que los números en cada emoción pueden ser o muy parecidos o muy diferentes.

En cuanto a la pareja habla de que el primer enamoramiento suele parecerse mucho en emocionalidad al de nuestros progenitores ya que alguien muy diferente implicaría un ajuste con más esfuerzo.

Por otro lado habla de cuatro tipos de parejas en cuanto a lo emocional, basado en la premisa de dos sentimientos fundamentales: el afecto y el enojo. El afecto genera la vinculación y el enojo pone los límites en la relación.

Las parejas más felices a nivel emocional son donde se parecen mucho sus números en afecto y enojo, sin importar el número concreto.

Un segundo tipo se parecen en el manejo del afecto pero el del enojo es muy diferente. Son menos felices, ya que los mantiene juntos la vinculación pero tienen problemas para ponerse límites.

En un tercer tipo ya empiezan a aparecer problemas. Se parecen en su manera de enojarse pero son muy diferentes en la manera que sienten el afecto. Se mantienen unidos por el conflicto y empiezan a tener mal pronóstico.

El último tipo es el más disfuncional. No se parecen ni en el manejo del afecto ni en el del enojo. Polit pone como ejemplo el estereotipo de pareja en México, donde se encuentran mujeres con un 1 en afecto y un 5 en enojo y hombres con un 1 en enojo y un 5 en afecto. Ella siempre se queda insatisfecha en el área afectiva y él se vuelve muy sádico con ella y se enoja de que no se defienda. Y aquí comienza la escalada de violencia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha encantado este artículo.
Mis amigas me comentaron para hacerlo, y llegue a poner números y me faltaba la segunda parte de descubrir el significado.

Ahora lo sé, muchas gracias!

Danii A. dijo...

me pareció muy interesante la información muy útil para realizar un trabajo de escuela gracias!!!