miércoles, noviembre 23, 2005

Entrenamiento para sueños lucidos

Noticia de la agencia EFE publicada en terra entre otros sitios. Sueña lo que quieras y como quieras, si son los sueños parte de la vida, ¿La vida no es parte de los sueños?.

Con motivo del “año Freudiano” se estudian técnicas gestalticas.

Dice asi:

Presentan método de desenlace feliz a las pesadillas reiteradas
(psicologia-pesadillas (crónica) 23-11-2005)

Las personas que sufren pesadillas reiteradas tienen la posibilidad de someterse a un entrenamiento psicoterapéutico para encontrar un desenlace feliz a esa experiencia repetida, que a veces merma su calidad de vida.

Así lo señalaron hoy los autores de un estudio realizado en el Instituto de Investigación de la Conciencia y del Sueño del Hospital General de Viena, con motivo del Año Freudiano en el 2006, en el que se conmemora el 150 aniversario de nacimiento del 'padre del psicoanálisis'.

Mediante la nueva técnica, el soñador, debidamente entrenado y con el apoyo de un psicólogo, cobra conciencia de su libertad de intervenir en el sueño e incluso llegar a controlar su pesadilla hasta alterarla a gusto.

Así por ejemplo, el entrenamiento mental puede aportar una solución a quienes sufren la fantasía onírica, muy frecuente, de que se abre el suelo y uno cae en un abismo.

El paciente se prepara mentalmente a cambiar de rumbo su sueño reiterado imaginándose que, en vez de caer, de repente empieza a volar.

Las investigaciones están basadas en conocimientos que se remontan incluso a la época de Freud y a expertos que estuvieron en contacto con éste, como el holandés Frederik Willems van Eeden, que inventó el concepto del 'sueño lúcido'.

Pero también recurren al análisis del sueño como lo realizó William Dement, uno de los descubridores de las fases del sueño y quien definió como REM (de movimientos rápidos de los ojos) la fase del sueño más profundo, de especial importancia para la memoria y los sueños.

El sueño lúcido ha sido definido por Paul Tholey, experto alemán en 'psicología de la 'Gestalt'', como sueño en un estado de conciencia claro, sabiendo que uno está soñando y con la convicción de que resulta posible cambiar el curso de lo que se experimenta en este estado.

Se trata de una técnica que se puede aprender, como se ha comprobado en 32 personas observadas durante seis meses en los que se sometieron a una terapia de 'Gestalt' y, parte de ellos, al entrenamiento para tener sueños lúcidos, terapia esta última que resultó ser la más eficiente contra las pesadillas.

Más de la mitad de estas personas consiguieron aprender el método, que implica apuntar todo lo que se recuerda de los sueños en un diario.

El aprendizaje comienza al conocer el paciente el fenómeno del sueño lúcido y preparar el escenario decisivo para el soñador, sabiendo que los sueños dependen también de nuestras expectativas.

En la mayoría de los pacientes mejoró considerablemente la calidad subjetiva de su sueño, tres personas incluso indicaron que al final ya no sufrieron nunca más pesadillas crónicas.

Las mejoras pudieron comprobarse con la medición de la actividad física durante la noche mediante un dispositivo del tamaño de un reloj que los candidatos llevaron 24 horas al día, así como registrando la actividad cerebral en el electroencefalograma, según expuso el experto en medicina del sueño Bernd Saletu.

La directora del estudio, Brigitte Holzinger, discípula de los pioneros Paul Tholey y Stephen LaBerge de la Universidad de Stanford, destacó que el método del sueño lúcido no sólo puede liberar de las pesadillas reiteradas sino que en algunos casos provoca una sensación de euforia y libertad jamás conocidas.

Según ella, algunos artistas incluso buscan esta experiencia onírica controlada porque resulta muy fructífera para su actividad creativa.

Para influir en los sueños, los candidatos se sirven también del método de representar situaciones que les acongojan vividas durante el sueño en grupos terapéuticos o en sesiones solitarias con el terapeuta.

La jefa del estudio mencionó varios casos concretos en los que las personas en cuestión consiguieron salir de su pesadilla, como una mujer que estuvo traumatizada desde que una noche, en su juventud, despertó viendo a un ladrón junto a su cama.

El recuerdo le produjo pesadillas angustiosas hasta que cobró conciencia de que ella había ayudado a su familia porque consiguió escaparse a otra habitación y llamar a la policía, y pudo integrar ese desenlace positivo en sus sueños.